Una Palabras

¿Por qué esta Nueva Sección?

La idea de hacer un Blog dedicado exclusivamente a la Biblia ha sido uno de mis más profundos anhelos en los últimos años. Pero confieso que la razón que me impulsó en forma definitiva a crear esta sección en lo inmediato, surgió a raíz de algunas notas que leí en la Nueva Biblia de Jerusalén, edición 1998 y una crítica musulmana a las supuestas contradicciones en la Biblia. Estas dos razones hicieron que comenzara arder un fuego dentro de mí que no comenzó a menguar sino hasta hasta inicié la creación de este Blog.1 Otra razón básica para la creación de este sitio puede ser leida en la sección Acerca de Nosotros.

La Nueva Biblia de Jerusalén, es evidentemente una obra erudita, pero al leer algunas observaciones (o conjeturas) hechas por los traductores de esta versión sobre el libro del profeta Daniel así como otros libros del Antiguo Testamento, surgió en mi mente la siguiente interrogante: ¿Necesitamos enemigos que batallen contra el cristianismo, si tenemos eruditos cristianos (que nadie dudará de su capacidad teológica) haciendo semejantes conjeturas sobre el texto sagrado?

He aquí algunas breves notas preocupantes: 1) Sobre los primeros once capítulos del Génesis leemos: “De los once primeros capítulos del Génesis se dice a menudo que son un ‘mito’”. Si bien explican el uso de la palabra “mito”, aun su explicación nos deja asombrado: “Un ‘mito’ es una tradición popular que cuenta los orígenes del mundo y del hombre, o acontecimientos ocurridos en los comienzos de la humanidad, y lo hace de forma figurativa y simbólica. El autor de estos relatos bíblicos recoge alguna tradición que le servía para su propósito didáctico” (Nueva Biblia de Jerusalén, Introducción al Pentateuco, p. 10).

Es como decir que Moisés no está haciendo un relato de algo que debemos creer tal y como lo leemos, sino, que su narración debe ser tomada sencillamente como una mera aproximación de cómo “mas o menos” fueron las cosas. Y para que tuviéramos esa simple opinión él se valió de un relato (de varios que había), que le permitía proyectar su idea de los orígenes. ¿Dónde queda la obra guiadora y reveladora del Espíritu Santo en este proceso? ¿Qué tipo de “inspiración” fue la que operó en Moisés que lo más que pudo darnos fue una muestra borrosa de la realidad? Obviamente – como dice el adagio popular – “con amigos como estos no necesitamos enemigos”.

2) Sobre los “problemas literarios”, “duplicados y discordancias” de muchos de los relatos del AT (p. 7): A estos “problemas” que enfrenta el investigador moderno (muchos de ellos creados por sus propias malas observaciones y prejuicios sobre el texto sagrado), le dejamos una observación que hacen los mismos traductores de la Nueva Biblia de Jerusalén en la p. 9: “[…] debemos ponernos en la perspectiva propia de los textos en lugar de imponerles nuestra propia perspectiva […] No debemos pedir a estos textos el rigor de un historiador moderno. No es que debamos renunciar a la historicidad, pero no es la historicidad de la historia moderna”. Cabe decir que muchos de estos “problemas” (hasta donde he podido investigar) quedan completamente resueltos al adoptar una actitud menos critica y más humilde ante la Revelación.

Otra elemento perturbador que produce un cambio inmediato, con resultados devastadores, es el método de investigación empleado para acercarnos al texto sagrado. Muchos eruditos cristianos están atrapados en un terreno pantanoso de autosuficiencia propia al emplean un método de investigación bíblica que antepone al texto sagrado la opinión falible del investigador. Así es colocado en lugar de la Palabra de Dios, la opinión del hombre. Se necesita sumisión, fe y respeto, y una profunda desintoxicación de orgullo denominacional para llegar a entender muchas cosas que contiene la Palabra Santa.

3) Sobre el Libro de Daniel. Aquí es donde mi preocupación llegó al máximo, pues, son muy críticas las observaciones sobre la paternidad literaria de este libro y la fecha de composición. Sin embargo, las observaciones son sumamente favorables sobre el libro deuterocanónico de Sabiduría. Este libro “apócrifo” recibe un mejor tratamiento que el del profeta Daniel, pasando por alto (¿a sabiendas?) una gran cantidad de información erudita bien documentada sobre este libro.2 Por eso, mi pregunta surgió con mayor fuerza en mi mente: ¿Necesitamos enemigos que batallen contra el cristianismo, si tenemos eruditos haciendo semejantes conjeturas del texto bíblico?

He aquí algunas de las declaraciones inquietantes, contra las que tenemos que luchar todos los que procuramos entender el mensaje de Dios para su pueblo en esta etapa del tiempo que nos ha tocado vivir:

a) La fecha de su composición: “El libro, pues, habría sido compuesto durante la persecución de Antíoco Epífanes y antes de la muerte de este, incluso antes de la victoria de la insurrección macabea, es decir, entre el 167 y 164 [a. C.].

“No hay [nada] en el resto del libro [¿y antes?] que se oponga a esta fecha” (p. 1086). Estas declaración a todas luces cargadas desvirtuan el contenido teológico y el valor historio del libro de Daniel. Esto implica que no vale la pena siquiera procurar dar una opinión diferente. sin embargo, pedimos al amable lector leer el articulo Introducción al Libro de Daniel, para que pueda corroborar como esta declaración carece de toda veracidad.

b) Las fechas de los relatos. “Las fechas que se dan en el libro no concuerdan entre sí ni con la historia, tal y como la conocemos, y parecen puestas al frente de los capítulos sin mucha preocupación por la cronología” (Ibíd., ver también p. 1087, segundo párrafo).

c) El autor del libro y su valor dentro de la corriente profética: “El libro de Daniel ya no representa a la verdadera corriente profética. No contiene la predicción de un profeta enviado por Dios con la misión de sus contemporáneos, fue compuesto e inmediatamente escrito por un autor que se oculta detrás de un seudónimo, como ocurre ya con el libro de Jonás” (p. 1087).

Con esta declaración el majestuoso libro de Daniel queda reducido a la nada, hecho pedazos, y lo más que alcanza a obtener es un nivel similar al que tienen los Apocalipsis apócrifos elaborados entre el el II siglo a.C y el I d.C.

Estos y otros detalles dispersos en las notas introductorias a cada sección de la Biblia, nos motivaron a este Blogo dedicado exclusivamente a proveer informaciones introductorias de los libros de la Biblia (véase también las pp. 1080-1082, donde se hacen observaciones similarmente demoledoras sobre el libro de Isaías, aunque lo mismo ocurre prácticamente en cada sección). Lo más lamentable de todo, es que, no existe una iglesia que está libre de semejantes tensiones, pero los aportes y las investigaciones que se han hecho son más que suficientes para ayudar a establecer a los de mentes vacilantes sobre terreno sólido.

No ignoramos tampoco que “tenemos mucho más que temer de enemigos internos que de externos. Los impedimentos para el vigor y el éxito provienen mucho más de la iglesia misma que del mundo. Los incrédulos tienen derecho a esperar que los que profesan ser observadores de los Mandamientos de Dios y de la fe de Jesús hagan más que cualesquiera otros para promover y honrar la causa que representan por su vida consecuente, su ejemplo piadoso y su activa influencia. ¡Pero con cuánta frecuencia los profesos defensores de la verdad han demostrado ser los mayores obstáculos para su adelanto! La incredulidad fomentada, las dudas expresadas, las tinieblas abrigadas, animan la presencia de los malos ángeles y despejan el camino para los planes de Satanás” (Mensajes Selectos, tomo I, p. 142).

Existe desde hace muchos años una portentosa crisis de exégesis bíblica que tiende a descuartizar la Palabra y dejarla dispersa en tantos pedazos, que desde el punto de vista humano, resulta ya imposible reconstruirla. Algo que, irónicamente ha sido percibido por los traductores de Nueva Biblia de Jerusalén: “No sabemos qué quedará de tantas investigaciones actuales, tan divergentes y que a veces se excluyen mutuamente” (p. 6). Bueno, talvez ellos no sepan, pero nosotros sí sabemos que quedará.3

Pero nuestra seguridad descansa NO en lo que pueda hacer el hombre, sino en lo que Dios puede hacer por el hombre e independientemente de éste: “Pero Dios tendrá en la tierra un pueblo que sostendrá la Biblia y la Biblia sola, como piedra de toque de todas las doctrinas y base de todas las reformas. Ni las opiniones de los sabios, ni las deducciones de la ciencia, ni los credos o decisiones de concilios tan numerosos y discordantes como lo son las iglesias que representan, ni la voz de las mayorías, nada de esto, ni en conjunto ni en parte, debe ser considerado como evidencia en favor o en contra de cualquier punto de fe religiosa. Antes de aceptar cualquier doctrina o precepto debemos cerciorarnos de si los autoriza un categórico ‘Así dice Jehová’” (El Conflicto de los Siglos, p. 654).

Este Blog procura humildemente, ser sólo un granito de arena colocado en el Edifico que Dios ha estado construyendo como seguro refugio para sus hijos en medio de la crisis actual, y la que se avecina furtivamente sobre nosotros. Ese día, sólo los que hayan perseverado en un estudio diligente de la Biblia podrán sobrepasar el último gran conflicto.

  1. Para los que desean estudiar temas afines al canon bíblico y otros temas afines, sugieron ver la sección Bibliología en nuestro Blog Reflexiones Teológicas.
  2. A los interesados en leer una obra erudiya de primera clase, recomendamos la obra Simposio Sobre Daniel, escrito por varios teologos de erudicción probada, tales como el fenecido Gerald F. Hasel, William H. Shea y otros (Hagan Click sobre el link para ver la imagen).
  3. Para quienes deseen estudiar una obra bien documentada sobre interpretación biblica escrita por varios eruditos, recomendamos la obra Cómo Entender las Sagradas Escrituras? (Hagan Click sobre el link para ver la imagen). Aquí pueden ver y comprar en inglés una obra excelente sobre interpretación bíblica de la autoría de Gerald F. Hasel, titulada: Old Testament Theology: Basic Issues in the Current Debate.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s