2da. Epístola a TIMOTEO

1. Título.

En los manuscritos griegos más antiguos, el título de este libro sencillamente es Pros Timotheon B (“A Timoteo 11”).  Una evolución posterior ha dado al título la forma que tiene ahora en la RVR.

2. Autor.

Como lo indican las primeras líneas de 2 Timoteo, esta epístola fue escrita por el apóstol Pablo, que entonces estaba encarcelado en Roma por segunda vez.  En cuanto a los problemas referentes a la paternidad literaria de la epístola, ver la Introducción de 1 Timoteo; y en cuanto al tiempo y las circunstancias en que se escribió, ver t. VI, p. 1 10.

4. Marco histórico.

Esta es la última epístola que Pablo escribió desde la prisión, cuando esperaba que moriría pronto (cap. 4:6).  Al comparar esta carta, así como las otras epístolas pastorales, con el relato de los Hechos se llega a la conclusión de que después de un período de actividad misionera posterior a su primer encarcelamiento en Roma, Pablo fue otra vez encarcelado y enviado a Roma (ver Introducción a 1 Timoteo).  Se sabe que después del gran incendio de Roma del 64 d. C., Nerón persiguió a muerte a los cristianos para disipar las acusaciones populares de que él había hecho incendiar la ciudad (ver t. VI, pp. 85-86).  Es razonable pensar que Pablo tal vez fue encarcelado unos dos años después como resultado de esta persecución.  Pedro también fue detenido en ese tiempo y quizá estuvo en Roma por lo menos durante una parte del tiempo cuando Pablo estaba encarcelado (ver HAp 428-429).  En la ilustración frente a la p. 352 hay una fotografía de la mazmorra Mamertina, en la cual se piensa que Pablo estuvo encarcelado la segunda vez.

Cuando Pablo escribió 2 Timoteo, ya había sido juzgado (cap. 4:17), pero indudablemente aún no había sido condenado a muerte, aunque pensaba que ese sería el resultado.  Estaba solo, pues únicamente lo acompañaba Lucas, “el médico amado” (Col. 4:14; 2 Tim. 4:l l).  Al escribirle a Timoteo le pidió que fuera a verlo “antes del invierno” (cap. 4:2 l), y que le trajera su capote y sus libros (cap. 4:13).  No se sabe si a Timoteo, en respuesta al urgente pedido de Pablo, le fue posible ir a Roma antes de que muriera el apóstol. 336

En cuanto a Timoteo poco se sabe de su vida, excepto su relación directa con Pablo.  Según Heb. 13:23, Timoteo fue puesto “en libertad”, pero no se sabe cuándo ni dónde estuvo preso.  De acuerdo con la tradición, Timoteo murió martirizado en el tiempo del emperador Domiciano (81- 96 d. C.) o de Trajano (98-117 d. C.).

4. Tema.

Esta epístola ha sido llamada “el testamento del gran apóstol de los gentiles”.  Pablo escribió personalmente esta carta a Timoteo, su hijo espiritual, y en términos generales a la iglesia.  Como sabía que su fin estaba cerca, sintió la necesidad de fortalecer la fe de su joven colaborador mediante su propio ejemplo.  Advirtió a Timoteo y a todos los otros creyentes cristianos contra las herejías que entrarían en la iglesia después de su muerte, para que todos se aferraran con firmeza de la Palabra inspirada y permanecieran fieles hasta su segundo advenimiento.

5. Bosquejo.

l. Introducción, l: 1-5.

A. Saludo, l: 1-2.

B. Gratos recuerdos de Pablo en cuanto a la amistad de Timoteo, 1:3-5.

II.Timoteo es exhortado a ser un fiel sucesor de Pablo, 1:6-18.

A. Empleo pleno de las facultades recibidas por la imposición de las manos, 1:6-7.

B. No debía avergonzarse del Evangelio, 1:8-18.

1.Lealtad a la vocación del Evangelio, 1: 8-14.

2.Lección deducida de los que abandonaron al apóstol, l: 15.

3.Animo derivado de la valentía de otros, l: 16-18.

III. Pablo describe al ministro ideal, 2:1-6.

A. El ministro es un fiel maestro, 2:1-2.

B. El ministro es un buen soldado, 2:3-4.

C. El ministro es un atleta victorioso, 2:5.

D. El ministro es un diligente labrador, 2:6.

IV. Contenido y método en la comunicación de la verdad, 2:7-26.

A. El mensaje, 2:7-13.

B. No se debe perder tiempo en especulaciones, 2:14-18.

C. Se debe depender solamente del apoyo y la aprobación de Dios, 2:19.

D. Reflejo de la nobleza y pureza de los principios cristianos, 2:20-22.

E. Enseñanza de la verdad con amor y mansedumbre, 2:23-26.

V. Una advertencia sobre los tiempos peligrosos futuros, 3:1-17.

A. Rasgos distintivos de los inconversos, 3:1-5.

B. El peligro de maestros pervertidos, 3:6-9.

C. El ejemplo de Pablo como ministro, 3:10-12.

D. Las Escrituras, una norma de doctrina, 3:13-17.

VI. Admonición final de Pablo, 4:1-22.

A. El ministro como heraldo de Dios, 4:1-6.

B. Recompensa de los fieles heraldos, 4:7-8.

C. Pedidos y saludos finales de Pablo, 4:9-22.

Anuncios

Acerca de inspiradapordios

Confeso Creyente en la Biblia
Esta entrada fue publicada en Introducción a la Biblia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s