Los Libros de ESDRAS y NEHEMIAS

[Lo que sigue es la introducción tanto de Esdras como de Nehemías, pues ambos libros forman parte de una misma unidad.]

1. Título.

Esdras y Nehemías aparecen como un sólo libro en el texto masorético.  En las Biblias hebreas a partir de 1448 aparecen como dos libros separados, con sus respectivos títulos: Esdras y Nehemías.  Esa división seguía a la Vulgata.  En la LXX aparecen 1 y 2 Esdras.  El primero es un libro apócrifo, que contiene trozos de Esdras, Nehemías y 2 Crónicas.  El segundo es Esdras- Nehemías. Jerónimo fue el primero en separar los libros de Esdras y Nehemías, sin embargo los denominó: 1 Esdras (Esdras), 2 Esdras (Nehemías), 3 Esdras (el libro apócrifo que aparece en la LXX) y 4 Esdras (libro apocalíptico espurio que data de la era cristiana).  En las Biblias católicas de Nácar-Colunga y de Jerusalén no aparecen 3 y 4 Esdras.

2. Autor.

Esdras y Nehemías forman la continuación histórica y literaria de los libros de Crónicas, y un estudio de su estilo y lenguaje revela que quizá tuvieron un mismo autor.  La tradición judía (el Talmud) nombra a Esdras como autor principal (Baba Bathra 15a) y a Nehemías como el que completó la obra.

Aunque en el libro doble Esdras-Nehemías no se pretende que hubiera sido escrito enteramente por Esdras, no hay nada en su contenido que no pudiera haber sido escrito por él.  El autor usó material de fuentes autorizadas del tiempo de Zorobabel y de su propio tiempo, y también informes tal vez escritos por Nehemías.  El cambio en los pronombres de la 1ª persona a la 3ª del singular no es una prueba de que hubiera varios autores en las secciones que tratan de la obra de Esdras (3ª persona: caps. 7: 1-26; 8: 35, 36; 10: 1-44; 1ª persona: caps. 7: 27 a 8: 34; 9: 1-15) y la obra de Nehemías (1ª persona: caps. 1: 1 a 7: 73; 12: 27 a 13: 31; 3ª persona: caps. 8: 1 a 12: 26).  Cambios tales aparecen también en la literatura antigua que no es bíblica (ver com.  Esd. 7: 28).

Siendo que las diversas listas de sacerdotes y levitas presentadas en Nehemías 12 terminan por el 400 AC (ver com.  Neh. 12: 10, 11, 22), el libro parece haber sido escrito alrededor de esa época, que es el tiempo de Esdras y Nehemías.  Esdras era escriba (Esd. 7: 6), y estaba ansioso de dar a conocer a su pueblo los escritos sagrados (ver Neh. 8: 1-8).  Habría sido sumamente extraño que un hombre como él no hubiese tomado las medidas necesarias a fin de conservar para la dirección y 322 edificación de la posteridad un relato exacto de los maravillosos acontecimientos de su época.  Por lo tanto, es enteramente apropiado considerar a Esdras como el autor inspirado de los libros de Crónicas, Esdras y Nehemías.  Al escribir, fue guiado en la selección de los registros públicos disponibles, tales como decretos (Esd. 1: 2-4; 6: 6-12; etc.), cartas (Esd. 4: 11-16; 5: 7-17; etc.), listas (Esd. 2: 1-67; etc.), y otros testimonios documentales.

El hecho de que dos secciones de Esdras fueran escritas en arameo (caps. 4: 8 a 6: 18; 7: 12-26) se ha presentado como evidencia de que su autor fue muy posterior al tiempo de Esdras.  Esto se decía en un tiempo cuando sólo existía un conocimiento fragmentario de la difusión y el uso del arameo en el Imperio Persa.  Este argumento ha perdido su valor desde el descubrimiento de numerosos documentos arameos de distintas partes del reino persa y de muchos documentos judíos arameos de Egipto, del tiempo de Esdras y Nehemías.  Hay una gran similitud entre el arameo de estos documentos y las partes arameas de Esdras.  El arameo había llegado a ser el idioma oficial del Imperio Persa, y se usaba en la publicación de decretos y ordenanzas, como también en la correspondencia y en los documentos de orden económico y legal.  De ahí que personas letradas como Esdras fuesen bilingües y pudieran hablar y escribir tanto en su lengua materna como en arameo.

En verdad, el uso del arameo se extendió en forma tan amplia que se esperaba que quienquiera que pudiese leer supiera arameo.  De esta manera, el autor de Esdras podría esperar que sus lectores entendieran sus secciones arameas.  Esto explica el hecho de que no le pareció necesario traducir al hebreo los materiales arameos que usó.  Acerca de documentos arameos de la época, ver las págs. 81, 85.

3. Marco histórico.

Además de Ester, Esdras y Nehemías son los únicos libros históricos del período postexílico, y son de gran importancia para reconstruir la historia de los judíos de dicho período.  Sin embargo, no registran la historia del pueblo de Dios en una secuencia ininterrumpida correspondiente al período abarcado por los dos libros, sino sólo ciertas partes de ella.  Hay grandes vacíos para los cuales se tiene poca información.

En primer lugar, Esdras registra el regreso de los judíos del exilio bajo la dirección de Zorobabel, la reorganización del servicio de sacrificios y el comienzo de la reconstrucción del templo.  Todos, estos sucesos ocurrieron en el lapso de unos dos años, a principios del reinado de Ciro.  Durante los siguientes 13 años, la obra progresó lentamente por causa de la oposición.  Luego aparece un relato de la reanudación de la construcción del templo y su terminación y dedicación en tiempos de Darío I. Esdras no deja registro de casi 60 años siguiente. Después, en 457 AC, Esdras fue enviado de vuelta a Judea por el rey Artajerjes, con amplia autoridad para reorganizar la administración de la nación según la ley mosaica.  Relata su regreso y algunas de sus reformas, pero nuevamente interrumpe, el hilo de su narración durante más de diez años, hasta que aparece Nehemías en el escenario como gobernador, e informa de sus actividades en el libro que lleva su nombre.

Todos los sucesos descritos en Esdras y Nehemías ocurrieron durante la primera mitad del período del Imperio Persa, que duró desde 539 AC, cuando Babilonia cayó ante las fuerzas victoriosas de Ciro, hasta que -con la muerte de Darío III en 331 AC- el imperio dejó de existir y fue seguido por el de Alejandro Magno.  La historia postexílica de los judíos comienza “en el primer año de Ciro rey de Persia” (Esd. 1:1).  El Imperio Persa se extendía desde los desiertos de Irán en el este hasta la costa del Asia Menor en el oeste, y desde las altiplanicies de Armenia en el norte hasta la frontera de Egipto en el sur.  Ciro, su fundador,  fue un monarca prudente y humano.  En armonía con su política de apaciguar a las naciones subyugadas por Babilonia, les permitió regresar a sus antiguos lares y restauró sus lugares de culto.  De acuerdo con esta generosa política, se permitió que los, judíos regresaran a su antigua patria y reconstruyeran su templo.  En su mayor parte, los reyes de Persia procuraron regir su imperio con equidad y magnanimidad.  Se instaba a sus funcionarios para que practicaran la honradez y para que trabajaran en bien de los pueblos a quienes gobernaban.  La religión monoteísta de Zoroastro, que fue la religión del Estado por lo menos desde Darío I en adelante, era muy superior a la de los predecesores politeístas e idólatras de los persas: el pueblo de Babilonia.

Cuando Ciro tomó a Babilonia, llegó a conocer al anciano Daniel, consejero de confianza del gran Nabucodonosor de una época previa, y aprendió a apreciar sus consejos.  Por intermedio de Daniel, Ciro debe haber conocido las profecías de Isaías respecto a él y su papel señalado a favor del pueblo de Dios (Isa. 44: 21 a 45: 13), al que concedió su restauración (PR 408, 409).  La gran obra de pacificar su nuevo y extenso imperio requirió la plena dedicación del rey.  Perdió la vida en una campaña contra las revoltosas tribus orientales después de un reinado de unos nueve años, contados desde la caída de Babilonia.

A su regreso a Judea, los judíos hallaron vecinos hostiles, y fueron hostigados continuamente por los samaritanos, pueblo de origen racial y religioso mixto.  Siendo que Ciro estaba ocupado en unificar su vasto imperio, estos enemigos tuvieron éxito en estorbar a los judíos y en causarles incontables dificultades que retrasaron la obra de reconstrucción del  templo.

Cambises, el hijo mayor de Ciro, reinó menos de ocho años.  Su mayor hazaña fue la conquista de Egipto.  Un documento judío hallado en Egipto demuestra que tuvo buena voluntad para con los judíos, pero no tenemos una prueba de que los hubiera ayudado activamente en la reconstrucción de su templo.

El corto reinado del falso Esmerdis resultó ser un gran revés para los judíos.  Bajo este rey, descrito por Darío como destructor de templos, se detuvo la obra en Jerusalén.  La detención puede haberse debido en parte a enemigos samaritanos pues hubo que poner un nuevo fundamento tan pronto como las condiciones estables del fuerte gobierno de Darío I permitieron la reanudación del trabajo.  Durante el reinado de Darío el Grande hubo prosperidad y orden.  Los judíos, como otras naciones, se beneficiaron con su gobierno sabio y sólido.  Bajo la dirección espiritual de los profetas Hageo y Zacarías, terminaron el templo y lo dedicaron en el 6.º año del reinado de Darío, en 515 AC.

Sin embargo, comenzó una era de agitación cuando, a fines de su reinado, Darío decidió invadir a Grecia.  De allí en adelante el imperio experimentó repetidos reveses en Grecia, en Egipto y en otras partes.  Así se perturbaron la paz interna y la estabilidad del imperio.  Los dos reyes siguientes, Jerjes y Artajerjes I, fueron débiles, oportunistas y de carácter inestable, y debieron su trono a la mano fuerte de consejeros poderosos.  Campañas desastrosas en Grecia y rebeliones en Egipto y en otras partes del imperio causaron gran agitación y provocaron medidas vacilantes en la política interna y externa.

Durante una seria rebelión en Egipto (462-454 AC), Esdras recibió grandes concesiones para los judíos, cuya buena voluntad necesitaba Artajerjes en ese período crucial pues Judea se hallaba sobre el camino hacia Egipto.  Más tarde, cuando se rebeló la satrapía a la cual pertenecía, Judea (después de 450 AC), es evidente que Artajerjes apoyó a los samaritanos que pretendían ser leales.  Esto se debió a la suposición errónea y al temor de que los judíos pudiesen unirse a la rebelión.  Por lo tanto, Artajerjes autorizó a los samaritanos para que detuvieran la reconstrucción del muro de Jerusalén, que se había estado realizando durante algún tiempo.  Cuando fue restaurado el orden en la satrapía, Nehemías, un funcionario Judío de confianza en la corte, consiguió un nombramiento real como gobernador de Judea, y completó la reconstrucción del muro de la ciudad.  Hizo esto bajo continuas amenazas de violencia.

Sirvió como gobernador durante dos períodos, y demostró ser un hábil organizador y un capaz dirigente religioso.  Puso un fundamento político, social y moral comparativamente sólido que resultó de gran valor en los tiempos turbulentos que siguieron.

4. Tema.

Esdras y Nehemías son libros históricos documentales que registran la realización del plan divino en la restauración de los judíos.  Así se les concedió otra oportunidad de cooperar con los propósitos eternos y demostrar su derecho de existir como nación.  Además, esta narración muestra cómo se cumplieron las profecías de Isaías y Jeremías, y proporciona un material documental valiosísimo mediante el cual se advierte que las profecías de Daniel 8 y 9 están claramente ligadas a hechos históricos comprobados.

Por medio de una serie de ejemplos instructivos, Esdras y Nehemías ilustran cómo unas pocas personas pueden hacer grandes cosas para Dios cuando son guiadas por dirigentes piadosos, sinceros, abnegados, y al mismo tiempo intrépidos y determinados.  Una buena parte del contenido de estos libros edifica y fortalece la fe en la dirección infalible de Dios.

5. Bosquejo.

I. El decreto de Ciro y el regreso bajo las órdenes de Zorobabel, Esd. 1: 1 a 4: 5, 24.

A. El decreto de Ciro, 1: 1- 11.

1.Una copia del decreto, 1: 1-4.

2 Los judíos responden a la exhortación, 1: 5, 6.

3.Ciro restaura los vasos sagrados del templo, 1: 7-11.

B. La lista de exiliados que regresaron, 2: 1-67.

1.Los dirigentes, 2: 1, 2.

2.Los laicos, 2: 3-35.

3.El personal del templo, 2: 36-63.

4.El número total de la congregación, 2: 64.

5.Los siervos, cantores y bestias de carga, 2: 65-67.

C. Reanudación de la ofrenda diaria; colocación del fundamento del templo, 2:68 a 3:13.

1.Ofrendas para el nuevo templo, 2: 68, 69.

2.Ubicación de los exiliados que retornaron, 2: 70.

3.Restauración del altar y reanudación de los sacrificios diarios, 3: 1-6.

4.Contratos hechos para conseguir material, y con los trabajadores, 3: 7.

5.Colocación de los fundamentos del nuevo templo, 3: 8-13.

D. Construcción llevada a cabo bajo dificultades hasta que se detuvo, 4: 1-5, 24.

1.Los samaritanos ofrecen ayuda y se los rechaza, 4: 1-3.

2.Esfuerzos del enemigo para impedir el trabajo, 4: 4, 5.

II. Intentos para perjudicar a los judíos durante los primeros años de Asuero, Esd. 4: 6.

III. Artajerjes detiene la edificación de los muros de Jerusalén. Esd. 4: 7-23.

A. Carta de Bislam de Samaria a Artajerjes, 4: 7-16.

B. Respuesta de Artajerjes en la que permite que los samaritanos detengan la obra, 4: 17-22.

C. Los samaritanos detienen la obra por la fuerza, 4: 23.

IV. Reanudación y terminación de la construcción del templo en tiempo de Darío I, Esd. 5:1 a 6:22.

A. Hageo y Zacarías logran hacer reanudar la obra en el templo, 5: 1, 2.

B. Visita de Tatnai a Jerusalén, 5: 3-17.

1. Visita de Tatnai y conversación con los ancianos, 5: 3-5.

2. Carta de Tatnai a Darío, 5: 6-17.

C. El decreto de Darío, 6: 1-12.

1. El decreto de Ciro encontrado en Acmeta, 6: 1, 2.

2. Una copia del decreto de Ciro, 6: 3-5.

3.Darío instruye a Tatnai, 6: 6-12.

D. Se termina y dedica el templo, 6: 13-22.

1.Tatnai ayuda a los judíos, 6: 1.

2.Se termina el nuevo templo, 6: 14, 15.

3.La dedicación del nuevo templo, 6: 16-18.

4.Celebración de la pascua, 6: 19-22.

V. El decreto de Artajerjes I y el retorno bajo la dirección de Esdras, Esd. 7: 1 a 10: 44.

A. El decreto de Artajerjes, 7: 1-28.

1.La genealogía de Esdras, 7: 1-5.

2.Un breve relato del retorno, 7: 6-10.

3.Una copia del decreto, 7: 11-26.

4.Esdras expresa gratitud, 7: 27, 28.

B. El regreso de Babilonia, 8: 1-36.

1.Una lista de los exiliados que retornaron, 8: 1-14.

2.La reunión en Ahava y el pedido de levitas, 8: 15-20.

3.Preparación para el viaje en Ahava, 8: 21-30.

4.Llegada a Jerusalén y entrega de ofrendas, 8: 31-36.

C. Reformas de Esdras, 9: 1 a 10: 44.

1.Angustia de Esdras por el casamiento con extranjeros en Judea, y su oración,9: 1-15.

2.Los dirigentes y el pueblo voluntariamente se divorcian de las mujeres extranjeras, 10: 1-17.

3.Lista de los transgresores, 10: 18-44.

VI. Primer período de Nehemías como gobernador de Judea, Neh. 1: 1 a 12: 47.

A.  Nehemías vuelve a Jerusalén, 1: 1 a 2: 11.

1.Nehemías recibe noticias de las condiciones reinantes en Jerusalén, 1: 1-4.

2.Oración de Nehemías, 1: 5-11.

3.Artajerjes concede permiso a Nehemías para que vuelva a Jerusalén y repare sus muros, 2: 1-8.

4.Llegada de Nehemías; primeras indicaciones de dificultades, 2: 9-11.

B.  La reedificación de los muros, 2: 12 a 6: 19.

1.Nehemías inspecciona los muros por la noche, 2: 12-16.

2.Se aprueba y objeta una exhortación para la acción, 2: 17-20. 326

3.La distribución de 42 grupos de edificadores, 3: 1-32.

4.Varios intentos sin éxito para detener la obra de Nehemías, 4: 1-23.

5.Reformas sociales llevadas a cabo durante el primer período de gobierno de Nehemías, 5: 1-19.

6.Nuevos intentos para hacer cesar la edificación; los muros terminados, 6: 1-19.

C. Planes de Nehemías para repoblar Jerusalén, 7: 1-73.

1.Organización de la policía de la ciudad, 7: 1-3.

2.Planes de Nehemías para un censo preparatorio a fin de repoblar Jerusalén, 7: 4, 5.

3.La lista de los exiliados en tiempo de Zorobabel, sirve de base para el nuevo censo, 7: 6-73.

D. Reformas religiosas de Esdras y Nehemías, 8: 1 a 10: 39.

1.Lectura de la ley en una gran reunión nacional, 8: 1-13.

2.Celebración de la fiesta de los tabernáculos, 8: 14-18.

3.Un día de solemne arrepentimiento y confesión, 9: 1-38.

4.Una lista de los que firmaron el pacto, 10: 1-28.

5.El contenido del pacto de reforma, 10: 29-39.

E. Se efectúa la repoblación de Jerusalén, 11: 1-36.

1.Lista de los habitantes de Jerusalén, 11: 1-19.

2.Lista de las ciudades de la provincia de Judea, 11: 20-36.

F. Una lista del personal del templo, 12: 1-26.

1.Sacerdotes y levitas del tiempo de Zorobabel, 12: 1-9.

2.Genealogía de los sumos sacerdotes, 12: 10, 11.

3.Sacerdotes del tiempo de Joacim, 12: 12-21.

4.Levitas del tiempo de Eliasib, 12: 22-26.

G. La dedicación de los muros, 12: 27-43.

H. La designación de tesoreros, 12: 44-47.

VII. Segundo período de Nehemías como gobernador de Judea, Neh. 13: 1-31.

A. Se separa a los judíos de los extranjeros, 13: 1-3.

B. Jeremías echa a Tobías del templo, 13: 4-9.

C. Reunión de los levitas y reforma en los diezmos y en la observancia del sábado, 13: 10-22.

D. Reforma respecto de las esposas extranjeras, 13: 23-29.

E. Declaración final, 13: 30, 31.

About these ads

Acerca de inspiradapordios

Confeso Creyente en la Biblia
Esta entrada fue publicada en Antiguo Testamento. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s