El Libro de AMÓS

1. Título.

Como sucede con los demás libros incluidos entre los profetas menores, el título de este libro corresponde al nombre del autor: Amós. El nombre en hebreo es ‘Amos, derivado del verbo ‘amas, “cargar”.  Por lo tanto, el nombre significa: “el que lleva una carga”, lo que cuadra bien con los graves y solemnes mensajes que este profeta recibió para que los diera. El nombre Amós no se halla en ninguna otra parte del AT.

2. Paternidad literaria.

Por el resumen de su vida que da Amós (cap. 7: 14-15), sabemos que era “boyero” (“pastor”, BJ) y recogedor de “higos silvestres”. Queda la impresión de que aunque era pobre, era independiente; lo cual podría explicar por qué podía dejar su rebaño por un tiempo. No era un hombre instruido como entendemos hoy este término, ni tampoco se había preparado para su misión en las escuelas de los profetas. Como sucedió con Amós, los que tienen relativamente escasa instrucción y han disfrutado de pocas oportunidades para instruirse, cuando son elegidos para efectuar una magna obra para Dios, comprueban que “la excelencia del poder” es “de Dios, y no de nosotros” (2 Cor. 4: 7).  Lo que hace al hombre idóneo para el servicio divino depende más de lo que es que de lo que tiene.

Cuando Amós recibió su llamamiento divino salió de Judá para ir a Israel, y probablemente estableció el centro de su obra en Bet-el, donde estaba el templo principal dedicado al culto del becerro y el palacio de verano del rey.  Allí condenó este culto, y Amasías, el sumo sacerdote idólatra se opuso a Amós y lo acusó ante el rey de ser un peligroso conspirador (Amós 7: 10-13).  Nada sabemos de los días finales de la vida de Amós.

Amós debe catalogarse entre los más importantes profetas debido a su elocuencia sencilla y llana, y al vigor y lo elevado de su pensamiento. Hay pocos profetas que sean más penetrantes en comprender las bases tanto del mundo natural como del moral, o que sean más perspicaces para entender el poder, la sabiduría y la santidad de Dios.

3. Marco histórico.

Amós fue llamado para cumplir su misión en un tiempo cuando Israel y Judá eran prósperos. En los días de Jeroboam II Israel estaba en el punto máximo de su poder (ver t. II, pp. 85-86; com.  Ose. 2: 8). Jeroboam había derrotado a los sirios y ensanchado el territorio del reino del norte hasta el límite septentrional que había tenido cuando el reino estaba unido. Se extendía desde Hamat, en el extremo norte, hasta el mar Muerto (2 Rey. 14: 25-28). En cuanto a Judá, el rey Uzías había subyugado a los idumeos y a los filisteos, había sometido a los amonitas y promovido la agricultura y las artes nacionales propias de los tiempos de paz; había creado un ejército grande y poderoso y fortificado mucho a Jerusalén (2 Crón. 26: 1-15).

Indudablemente que Israel, a salvo de enemigos extranjeros y fuerte interiormente, se sentía seguro contra todo peligro o destrucción. Es verdad que el creciente poder de Asiria llamaba la atención, pero parecía muy difícil que atacase a Israel. Los frutos naturales de la prosperidad: orgullo, lujo, egoísmo, opresión, maduraban lozanamente en ambos reinos. Sin embargo, la situación de Israel era peor por causa del culto al becerro, que había sido instituido por su primer rey, Jeroboam I (1 Rey. 12: 25-33). Sin duda, este culto al becerro fue la razón por la que tanto Amós como Óseas fueron comisionados para dirigir sus profecías, especialmente contra el reino del norte.

Como Uzías fue rey de Judá desde 767 hasta 750 a. C., y Jeroboam II lo fue de Israel desde 782 hasta 753 a. C., es probable entonces que el ministerio de Amós transcurriera en algún tiempo entre 767 y 753 a. C. No hay indicio alguno en el libro en cuanto a la duración de su obra profético activa. La declaración “dos años antes del terremoto” (cap. 1: 1) no nos ayuda, porque no hay manera de descubrir cuándo sucedió ese terremoto. Sin duda Amós fue contemporáneo del profeta Óseas, pero de mayor edad (ver pp. 22-23).

4. Tema.

El propósito principal de Amós fue llamar la atención del pueblo de Dios a sus pecados y, hasta donde fuera posible, instarlo al arrepentimiento. Así como el espíritu de Pablo se conmovía en Atenas cuando vio cuán completamente la ciudad estaba, entregada a la idolatría, así también Amós debe haberse conmovido por el lujo y los pecados que él describe tan vívida y detalladamente. Reprendió los pecados causados por la prosperidad material, los despilfarros, las orgías y el libertinaje de los ricos, los cuales oprimían a los pobres y pervertían el derecho mediante cohechos y extorsiones. Amós presta más atención a los detalles y a las circunstancias de las iniquidades, que Oseas. Su estilo es gráfico en toda su profecía, y revela los pecados en los acontecimientos de la vida diaria del pueblo. Ninguna mala práctica parece haber quedado excluida de su atención. Consideraba su deber amonestar a Israel, a Judá y a las naciones circunvecinas, acerca de los castigos divinos que sin duda vendrían sobre ellas si persistían en su iniquidad. Sin embargo, su libro termina con un cuadro glorioso del triunfo final de Injusticia sobre la iniquidad.

5. Bosquejo.

I. Sobrescrito.

II. Castigos para los países circunvecinos, Judá e Israel, 1: 2 a 2: 16.

A. Damasco, 1: 2-5.

B. Gaza, 1: 6-8.

C. Tiro, 1: 9-10.

D. Edom, 1: 11-12.

E. Amón, 1: 13-15.

F. Moab, 2: 1-3.

G. Judá, 2: 4-5.

H. Israel, 2: 6-16.

III. Mensajes proféticos para Israel, 3: 1 a 6: 14.

A. La certidumbre de los mensajes del profeta, 3: 1-8.

B. El castigo es inevitable porque Israel no se arrepiente, 3: 1 a  4: 13.

C. Lamento por el destino de la nación, 5: 1-27.

D. Ayes para los que postergan el día de Jehová, 6: 1-14.

IV. Las visiones de amenazas contra Israel, 7: 1 a 9: 10.

A. La visión de las langostas, 7: 1-3.

B. La visión del fuego, 7: 4-6.

C. La visión de la plomada, 7: 7-9.

D. Amasías se opone a Amós, 7: 10-17.

E. La visión de las frutas de verano y el hambre por la palabra de Dios, 8: 1-14.

F. La Visión del castigo de los pecadores, 9: 1 -10.

V. Las promesas de restauración y bendición, 9: 11-15.

About these ads

Acerca de inspiradapordios

Confeso Creyente en la Biblia
Esta entrada fue publicada en Antiguo Testamento. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Libro de AMÓS

  1. ricardo dijo:

    muy bien ya que siempre hablar de la verdad de la palabra de Dios se debe saber historia marco histórico para darle un mayor énfasis a los textos a estudiar.

  2. aixa herrera dijo:

    gracias me han sido de gran ayuda para mi tarea del libro de amos… Dios los bendiga

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s